¿Qué hacer ante el bajo rendimiento académico?

June 16, 2017 Publicado por: Luisa Fernanda Cortés Ruiz Categoría: Método de estudio, Mi hijo
Mi hijo tiene bajo rendimiento académico

¿Qué hacer ante el bajo rendimiento académico?

El mal rendimiento académico no es cuestión de un solo alumno. Es un padecimiento general de padres, profesores y estudiantes, porque recuerda que el proceso educativo no solamente es de tu hijo, sino de las personas con las que se relaciona. A continuación te enumeramos cuáles son las principales razones por las que tu hijo tiene un rendimiento académico bajo y cuál  es la solución.

También es importante que analices si existe un agente externo que esté determinando el bajo rendimiento, como el descontento por alguna circunstancia en la que no puede intervenir o no se le ha consultado. Realiza un árbol de comportamiento en el que tengas presentes todos los espacios en los que participa tu hijo, dentro de ellos recoge sus relaciones y evalúa en una escala de uno a diez cómo lo percibes; hazlo, preferiblemente en su compañía.  

En principio, debes ser consciente de que existen acciones que debes tomar inmediatamente, pero existen otras a largo plazo que debes atender progresivamente. En primer lugar es necesario que tu hijo se nivele en los conocimientos en los que requiere un refuerzo, pues no podrá avanzar en temáticas más complejas y que implican conocimientos previos, principalmente en matemáticas, ciencias y lenguaje. [Este artículo te va a gustar: Refuerzo escolar ¿mi hijo lo necesita?]

 

  1. Motivación

Qué hacer ante el bajo rendimiento académico: La motivación

Si la causa del bajo rendimiento de tu hijo es la falta de motivación, es necesario que examines de dónde proviene, pues tu hijo se enfrenta a diferentes entornos sociales; sin embargo, ten presente que los entornos en sí mismos no son los que generan desmotivación, sino que son acciones concretas, provenientes, generalmente, de las mismas personas; es decir que debes fijar tu atención en su comportamiento mientras participa en los diferentes espacios y deducir el porqué de la desmotivación: ¿compañeros de colegio, profesores, hermanos, cuidadores, tu pareja…?

Detecta la desmotivación al notar cambios repentinos de ánimo, si se abstiene de participar en determinados espacios, si se muestra reacio a la interacción social en ambientes específicos, si evita dirigirse a determinadas personas. [Lee este artículo para aprender a motivar a tu hijo en la lectura]

Ahora bien, responder a la desmotivación es relativamente sencillo; los especialistas en sicología social están de acuerdo en que se logra cuando se conoce a la persona desmotivada, pues se resuelve satisfaciendo aquello que le disgusta, de modo que si consideras que la falta de motivación es el porqué del bajo rendimiento académico, evalúa en qué espacio se produce, determina el porqué y genera una solución de estímulo-respuesta.

 

¿Tu hijo tiene suficiente ejemplo para lograr buenas calificaciones?

Qué hacer ante el bajo rendimiento académico:  ejemplo

Si tu hijo no recibe un buen ejemplo, no pretendas que acate órdenes o tenga un buen rendimiento. Sin un cuidador aplicado, tu hijo difícilmente mejorará su rendimiento académico. Lo mejor será que evalúes el comportamiento académico de la persona que pasa la mayoría del tiempo con tu hijo.

No nos referimos a estudios rigurosos o a sesiones de estudio extenuantes. Si tu hijo ve a su cuidador leer un libro, revisar las noticias o practicar cualquier actividad que requiera algún nivel alto de concentración, se motivará a seguir sus pasos. [De seguro vas a querer leer este artículo sobre qué hacer si cuando tu hijo saca malas calificaciones]

 

¿Qué hacer si tu hijo tiene acompañamiento insuficiente?

Qué hacer ante el bajo rendimiento académico: ¿Suficiente acompañamiento?

El acompañamiento docente no es una labor aislada de tu asistencia en casa. Tú eres la llave y el docente es el candado. La relación con los profesores es indispensable para saber en dónde va tu hijo, cuáles son sus deficiencias y sus fortalezas y cómo puede lograr lo inalcanzable. Acércate al colegio las veces que sea necesario y soluciona tus dudas. Recuerda que tú y tu hijo son los clientes el colegio. Si tu hijo ve tu constancia, no solo tendrá el compromiso de mejorar, sino que notará tu interés, así que sentirá la importancia del estudio.

Ten presente que con un acompañamiento deficiente, no estarás en condición de exigirle a tu hijo un rendimiento académico óptimo. Desconocerás las circunstancias y probablemente juzgues inadecuadamente algo que pudiste haberle ayudado a solucionar hace mucho tiempo, por eso es recomendable que niveles a tu hijo en los conocimientos básicos de cada área, de acuerdo con su nivel de escolaridad y sobre todo que vigiles muy de cerca su proceso. Nunca es tarde. 

 

¿Tu hijo sabe por qué estudia?

Qué hacer ante el bajo rendimiento académico: ¿Tu hijo sabe por qué estudia?

Es propio del ser humano conocer razones para actuar. Si tu hijo no sabe por qué estudia, no va a hacerlo. Si le explicas la importancia del estudio, no solamente mejorará su rendimiento académico, sino que será una persona analítica y crítica sobre lo que hace, con razones y argumentos para actuar de tal o cual forma, de modo que es necesario que inculques en tu hijo el estudio como una ventaja para su desarrollo personal. [Seguramente te interesa: cómo ayudarle a tu hijo a manejar la atención dispersa]

Una vez más, la recomendación es que conozcas a tu hijo y lo motives respecto a las razones por las que debe estudiar, justifica el estudio en sus gustos, sus preferencias y las opciones que tiene en su proyecto de vida.

 

¿Tu hijo tiene todas las herramientas que necesita para estudiar?

Qué hacer ante el bajo rendimiento académico: tu hijo tiene suficientes herramientas para estudiar.

Por herramientas no solamente nos referimos a sus utensilios y artefactos tecnológicos. Fíjate en su visión, en sus articulaciones, en sus músculos y, en general, en su salud. Si tu hijo no sigue instrucciones, puede ser por falencias auditivas o por problemas del córtex cerebral; por ejemplo, si no ve quizá su caligrafía no sea legible y puede que se le dificulte estudiar sobre sus anotaciones en clase; este es solo uno entre otros múltiples problemas de salud que pueden afectar el rendimiento académico. Así que te aconsejamos que consultes a un profesional que evalúe integralmente a tu hijo.[¿Quieres saber cómo organizar el lugar de estudio de tu hijo? Te enseñamos en este artículo]

En Ipler evaluamos a nuestros estudiantes antes de que empiecen su programa, con el fin de saber cuáles son sus fortalezas y sus debilidades y a partir de los resultados diseñamos su plan de estudio.

 

¿Crees que tu hijo tiene falencias académicas?

¿Qué hacer ante el bajo rendimiento académico? : tu hijo necesita ayuda.

Consulta con los profesionales en aprendizaje para saber qué es lo que tu hijo debe nivelar. Cuando tu hijo no entiende una temática específica luego de varias repeticiones y ninguna de las soluciones anteriores ha funcionado, es porque necesita una nivelación. En estos casos, la causa es el desconocimiento de conceptos previos a la temática que está aprendiendo. Recuerda que la educación es un entramado de habilidades que se adquieren progresivamente, por eso en el último año de estudio tu hijo aplicará lo que aprendió durante sus once años de educación. [Si crees que tu hijo necesita un refuerzo escolar, lee este artículo: Refuerzo escolar, ¿mi hijo lo necesita?]

Motiva a tu hijo en todo momento y prémialo cuando sea necesario, sin que la recompensa se convierta en un condicionante para que tu hijo quiera estudiar. Sigue estos consejos y acude a ayuda profesional cuando el bajo rendimiento académico de tu hijo ataque tu tranquilidad.

Cursos-en-Bogotá

Comparte en tus redes sociales o con algun amigo:

Luisa Fernanda Cortés Ruiz

Escrito por Luisa Fernanda Cortés Ruiz

Estudié Comunicación Social y Ciencia Política en la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá. Me apasiona la educación y aportar valor a las personas por medio de contenidos útiles para sus vidas y sobre todo, que solucionen problemas de su cotidianidad. Me gusta la danza, la lectura y escribir… escribir mucho…

Sigueme en mis redes sociales:

SUSCRIBETE GRATIS AL BLOG

Suscríbete a nuestro blog y entérate de
los contenidos que tenemos para ti

Suscríbete