Lectura veloz: cómo entrenar los ojos para leer más rápido

April 27, 2017 Publicado por: Luisa Fernanda Cortés Ruiz Categoría: lectura rápida
Lectura ágil - técnicas de entrenamiento

Practicar la lectura veloz es sinónimo de amplias fijaciones y amplias fijaciones es sinónimo de entrenamiento de la córnea de tus ojos. En resumen, para una lectura veloz es necesario que entrenes tus ojos.

Lectura ágil - aumenta la amplitud de tus fijaciones

Tenemos algunos consejos específicos que pueden serte de gran ayuda, aunque te sugerimos que busques un curso de lectura veloz para que conozcas cuál es tu nivel actual de lectura y para que sepas cuántas palabras lees por minuto. A continuación te enseñamos cómo entrenar tus ojos, pero recuerda estar asesorado profesionalmente para tener los resultados que quieres. [Vas a querer leer: Lectura rápida - cómo funciona y los beneficios que te brinda]

Lectura veloz: el mejor test para saber cuántas palabras lees por minutoAntes de empezar con tu plan de lectura veloz es necesario que sepas cuáles prácticas debes evitar para que tengas éxito en tu entrenamiento.

lectura-agil-errores-1.jpg

  • Devolverte: la solución es que te concentres.
  • Paras mucho en un solo renglón: intenta leer sin detenerte, incluso si crees que leíste mal una palabra.
  • Mover tu cabeza: esto te genera desconcentración.

 

Ahora sí te contamos cómo entrenar tus ojos para una lectura veloz óptima.

     1. Pulgares a los lados.

Estira tus brazos hacia los lados. Sin girar la cabeza, mira tus pulgares derecho e izquierdo y repite este mismo ejercicio tan rápido como puedas durante un minuto. Descansa tres minutos y vuelve a hacerlo. Practica esta rutina antes de dormir, porque puede dolerte la cabeza y necesitarás descansar, pero no te preocupes; este puede ser un indicador de que estimulaste tu córnea para tener una buena lectura veloz.

 

2. Escribe invisiblemente con los ojos.

No es raro. No estás ni estamos locos. Es una técnica para entrenar tus ojos en la lectura veloz y realmente funciona. Solo tienes que hacer esto:

Identifica cuál es la pared más lejana que estás viendo en este momento.
Imagina que tus ojos son un lápiz y, escribe tu nombre en letras mayúsculas, luego en letras minúsculas y descansa.

Asegúrate de que estás empezando al inicio de la pared y de que terminas al final de la pared; de lo contrario, no estarás ejercitándote para una lectura veloz.

Haz este ejercicio cuando puedas. Es divertido hacerlo con palabras que quieres recordar, incluso de otros idiomas. Si lo haces así, además estarás ejercitando tu cerebro y lograrás ser más inteligente.

 

     3. Apaga tus ojos.

Si mediocierras tus ojos los relajarás. Haz este ejercicio dos o tres veces al día, especialmente cuando estés cansado para relajarte y además para estimular tu córnea. Sigue estos pasos que te permitirán tener una mejor técnica para la lectura veloz.

Cierra tus ojos hasta la mitad y concéntrate en disminuir el nivel de temblor que este esfuerzo te generará. Así podrás relajar tus párpados.

Todavía con los ojos entreabiertos, mira un objeto que esté bien lejos de ti. Trata de enfocarlo para lograr estabilizar tu mirada.

 

     4. Inhalas y exhalas.

Abre y cierra tus ojos, pero hazlo fuerte, tan fuerte que sientas que los músculos de alrededor de tus ojos se están estirando. Esto te permitirá tener más flexibilidad, flujo de sangre y, por consiguiente oxígeno. No olvides hacerlo al mismo ritmo que  inhalas y exhalas aire.

lectura-agil-relajacion.jpg

Este ejercicio también te ayuda a superar el estrés y a oxigenar toda tu cara. Recuerda hacerlo con la mayor gesticulación posible de toda tu cara y cuello. Estírate lo que más puedas. Será una técnica que fortalecerá tus músculos faciales para que no te canses al practicar la lectura veloz, además será particularmente importante cuando leas, porque tus músculos se estiran durante el ejercicio y estarán relajados mientras lees; esto te ayudará a ser más rápido. 

Practica estos consejos tan seguido como puedas; sin embargo, ten presente que el entrenamiento no se puede tomar a la ligera. Tus necesidades de lectura rápida no son iguales a las de todas las personas y, por eso será necesario que busques ayuda profesional. En Ipler nos encargamos de evaluarte antes de que tomes tu programa de lectura rápida, para saber qué es lo que necesitas y juntos acordamos un plan de estudios que responda  a todas, todas, todas, tus necesidades.

Conoce cuál es tu velocidad de lectura

Comparte en tus redes sociales o con algun amigo:

Luisa Fernanda Cortés Ruiz

Escrito por Luisa Fernanda Cortés Ruiz

Estudié Comunicación Social y Ciencia Política en la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá. Me apasiona la educación y aportar valor a las personas por medio de contenidos útiles para sus vidas y sobre todo, que solucionen problemas de su cotidianidad. Me gusta la danza, la lectura y escribir… escribir mucho…

Sigueme en mis redes sociales:

SUSCRIBETE GRATIS AL BLOG

Inscribete en nuestro boletín

1-unnamed
comunicacion-empresa-gratis
banner-comprender-textos
habitos-lectura-banner-2

Artículos más leídos

Suscríbete a nuestro blog y entérate de
los contenidos que tenemos para ti

Suscríbete